Tomemos lo bueno, siempre lo bueno

, , 1 Comment

La selección de fútbol española ha ganado el Campeonato del Mundo de Fútbol. Esto es un hecho que, más o menos, todos los que vivimos en España tenemos claro a día de hoy. Y parte de los que viven en el extranjero también, que para eso estamos hablando del deporte de mayor difusión mediática a nivel mundial. Creo.

Y si bien, este equipo, su entrenador y todo el equipo técnico tenían claro cual era el objetivo para el que trabajaban, como colectivo, sin tener en cuenta su lugar de nacimiento, raza, color, edad o religión, los que les seguimos, jugamos en otra liga y seguimos totalmente alienados.

Alienados por políticos que nos venden colores, banderas y medias verdades que ya cada vez menos de nosotros soportamos. Creo. Porque todo patriotismo exacerbado, todo nacionalismo obtuso, sean de la orilla del río que sean, enfrentan, dividen y desunen.

Sólo el equipo y la unión hacen la fuerza y nos corresponde a nosotros, seguidores de esta política basura que tenemos, ver el vídeo de arriba, reírnos, creer que se puede y decir a nuestros “líderes” que achiquen juntos, que el barco en el que todos navegamos se hunde como no dejemos de contarnos historias y no vayamos pronto al punto, a la raíz, a lo real, a la verdad de todos.

Es verdad que este deporte mueve montanas de dinero en desigualdad porque yo aún no acepto que Ronaldiños varios ganen lo que ganan y un médico que salva vidas, o un profesor que educa a generaciones futuras o científico que descubre algo vital para el desarrollo para la humanidad, no tengan un puesto de trabajo o sueldo dignos. Y además, no se puede negar que el fútbol es una bicoca para los que nos quieren distraer a toda costa y mantener en su sistema…

Pero para todos aquellos, entre los que me incluyo, que hayamos renegado, en algún momento del fútbol por estos y otros muchos motivos varios, me animo y os animo a reconocer lo bueno que nos ha traído la victoria de “la roja”.

Enhorabuena a un equipo que ha transmitido valores de unidad, esfuerzo, afán de superación, valor, humildad, juego limpio, determinación y en última instancia amor… mucho amor! Enhorabuena también a la marca del anuncio que nos ha recordado una verdad tan teosóficamente real. Creo.

Pero a la clase política le exigimos responsabilidad, de la del 100%, no como en la foto, o como la del holandés que entró a cañón con la pierna al jugador español en la final del mundial, ni como la del arbitro que lo pasó por alto, que somos cada vez más los que miramos y vemos y, desde luego, pediremos cuentas. Espero!

En El Blog Alternativo: OTROS GOLES: un buen alegato a favor de la energía colectiva por Koldo Aldai
En El Blog Alternativo: INVICTUS: el papel del deporte en el despertar de la consciencia y en la historia de Suráfrica

 
Publicidad
 

Una Respuesta

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado