Tomemos lo bueno, siempre lo bueno

, , 1 Comment

tarjeta roja - Tomemos lo bueno, siempre lo bueno

La selección de fútbol española ha ganado el Campeonato del Mundo de Fútbol. Esto es un hecho que, más o menos, todos los que vivimos en España tenemos claro a día de hoy. Y parte de los que viven en el extranjero también, que para eso estamos hablando del deporte de mayor difusión mediática a nivel mundial. Creo.

Y si bien, este equipo, su entrenador y todo el equipo técnico tenían claro cual era el objetivo para el que trabajaban, como colectivo, sin tener en cuenta su lugar de nacimiento, raza, color, edad o religión, los que les seguimos, jugamos en otra liga y seguimos totalmente alienados.

Alienados por políticos que nos venden colores, banderas y medias verdades que ya cada vez menos de nosotros soportamos. Creo. Porque todo patriotismo exacerbado, todo nacionalismo obtuso, sean de la orilla del río que sean, enfrentan, dividen y desunen.

Sólo el equipo y la unión hacen la fuerza y nos corresponde a nosotros, seguidores de esta política basura que tenemos, ver el vídeo de arriba, reírnos, creer que se puede y decir a nuestros “líderes” que achiquen juntos, que el barco en el que todos navegamos se hunde como no dejemos de contarnos historias y no vayamos pronto al punto, a la raíz, a lo real, a la verdad de todos.

Es verdad que este deporte mueve montanas de dinero en desigualdad porque yo aún no acepto que Ronaldiños varios ganen lo que ganan y un médico que salva vidas, o un profesor que educa a generaciones futuras o científico que descubre algo vital para el desarrollo para la humanidad, no tengan un puesto de trabajo o sueldo dignos. Y además, no se puede negar que el fútbol es una bicoca para los que nos quieren distraer a toda costa y mantener en su sistema…

Pero para todos aquellos, entre los que me incluyo, que hayamos renegado, en algún momento del fútbol por estos y otros muchos motivos varios, me animo y os animo a reconocer lo bueno que nos ha traído la victoria de “la roja”.

Enhorabuena a un equipo que ha transmitido valores de unidad, esfuerzo, afán de superación, valor, humildad, juego limpio, determinación y en última instancia amor… mucho amor! Enhorabuena también a la marca del anuncio que nos ha recordado una verdad tan teosóficamente real. Creo.

Pero a la clase política le exigimos responsabilidad, de la del 100%, no como en la foto, o como la del holandés que entró a cañón con la pierna al jugador español en la final del mundial, ni como la del arbitro que lo pasó por alto, que somos cada vez más los que miramos y vemos y, desde luego, pediremos cuentas. Espero!

En El Blog Alternativo: OTROS GOLES: un buen alegato a favor de la energía colectiva por Koldo Aldai
En El Blog Alternativo: INVICTUS: el papel del deporte en el despertar de la consciencia y en la historia de Suráfrica

pinit fg en rect gray 20 - Tomemos lo bueno, siempre lo bueno

Posted in Reflexiones, Sociedad. Tagged as

Author

Mi nombre es Itziar, al parecer, una contracción de Itxaso, que significa Mar en euskera y Arratza, estrella, "estrella de mar". Tengo la fortuna de ser una de las colaboradoras de este blog con Can-Men y Angel de la Guarda. Ellos son parte de mi familia, la otra, de la que no se nace, la que se encuentra uno en el camino de la vida, a veces tan importante como la de sangre. Me defino como un espíritu poderoso, amoroso y libre. Con cadenas, esas que no falten, esos miedos, lo de siempre... Un espíritu luchador, inconformista, trasgresor a veces. Un espíritu guerrero que se olvida, más de una vez, de invocar al sabio y muere en batallas innecesarias pero que no por eso deja de pelear por lo que cree justo. Un espíritu idealista, ni roja ni verde ni azul, ni de derechas, ni de izquierdas, sino de aquellos hombres y mujeres, pequeños grandes héroes que creen en la consciencia como germen de un nuevo mundo. Seres como Mario Benedetti, José Saramago, Herman Hessel o José Luis Sampedro, poetas de la vida, poetas de la evolución humana.Seres como Shakespeare que con una sola frase resumieron la tragedia humana que puede salvarnos "ser o no ser, esa es la cuestión". Ellos mi inspiran cada día para ser mejor y mejor. En una primera etapa de mi yo, he vivido la vida de los demás, he sido muy Perséfone, todo estaba bien empleado si el fin era complacer al otro. Y en esta fase, por supuesto, al satisfacer al otro hay que satisfacer a la sociedad y a la cultura en la que me educaron. De viaje en viaje recorrí medio mundo, hasta que de pronto me topé conmigo misma, una niña atrapada, con la nariz pegada a la ventana, observando el mundo desde el cristal. Fue entonces cuando empecé el verdadero viaje, el que realmente merece la pena, el viaje hacia mi interior, el viaje del alma. De este viaje, nació mi vocación de Coach. Hice de mi transformación interior mi principal objetivo de vida y la magia llegó sola. Ahora soy alquimista, un mago merlín que se dedica a facilitar la transformación en los demás. Yo también conté con ayuda. Gracias a mis maestros soy lo que soy y estoy donde estoy. A ellos dedico mi obra, la escultura de mi misma. Desde el blog, desde el rincon del coaching, a través de los cuentos, relatos y la poesía os invito a disfrutar de esta aventura que tantos y tantos héroes de la historia se atrevieron a vivir antes que nosotros.

 

One Response

    Leave a Reply

     

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.