La importancia de enseñar hábitos de limpieza a los niños

, , Leave a comment

 

La limpieza es algo esencial para nuestra vida. Y no hablamos solo de la limpieza de la casa, sino también de nuestra higiene personal. Según un informe de Unicef titulado “Agua, saneamiento e higiene en las escuelas”, una educación eficaz sobre higiene para los niños no consiste solamente en enseñar hechos sobre los riesgos para la salud, también implica un cambio de actitud desde la familia y la sociedad.

De nuestra buena higiene depende nuestra salud, y por ende es importante crear hábitos de limpieza desde temprana edad. Ahora bien, la pregunta es ¿cómo podemos inculcar buenos hábitos de limpieza en nuestros hijos? A continuación, algunos tips.

De lo particular a lo general

Como primera medida debemos enseñarle a nuestros niños hábitos de limpieza personal, como por ejemplo lavarse las manos antes de comer y después de jugar, lavarse los dientes luego de cada comida, tomar un baño diariamente.

Una vez que el niño aprenda e incorpore estos hábitos, debemos enseñarle a cuidar y mantener limpio su alrededor; es decir, sus juguetes, su habitación, como también a colaborar con algunas tareas de la casa.

Educar con el ejemplo

No podemos pretender que nuestros hijos sean limpios si nosotros no lo somos. Los niños aprenden muchas cosas y conductas copiando las conductas que ven en sus padres. Por este motivo, si quieres que tu hijo sea un individuo limpio y ordenado debes evitar el desorden, la acumulación de platos sucios sobre la mesada, debes lavarte los dientes luego de las comidas…

De esta forma, tus hijos comenzarán a copiar estos buenos hábitos y los convertirán en propios.

Que todo sea un juego

Una de las mejores formas de incentivar y enseñarle a los niños es mediante el juego. Si conviertes cada acción en algo interesante y divertido, será mucho más fácil para tus hijos llevarlas a cabo y de a poco van a adquirir esos hábitos. Esto se puede lograr a través de canciones que incentiven a los niños y enfaticen la importancia de lavarse las manos o los dientes, por ejemplo.

También es bueno hacer una cartelera con objetivos diarios a cumplir (lavarse los dientes, ayudar a poner la mesa, regar las plantas) y emplear un sistema de premios por cada objetivo realizado.

Todo tiene un por qué

A medida que les enseñamos a nuestros hijos a cuidar de su limpieza y de la limpieza de sus alrededores, debemos explicarles el por qué de la importancia de estos hábitos. Podemos transmitirles el concepto de salud y enfermedad y explicar por qué están relacionados con la buena higiene personal. La única forma de explicar estos temas es mediante información.

Podemos valernos de libros con dibujos explicativos, podemos utilizar videos e imágenes para transmitir la información. Hay que tener en cuenta que los estímulos visuales son los que más sirven en los primeros años de la infancia.

Los niños como ayudantes de limpieza

 

Una vez naturalizados los hábitos de limpieza personal y de sus espacios, podemos pedir ayuda a nuestros hijos para la limpieza de la casa. Una buena idea es en principio hacer una lista de actividades que se puedan llevar a cabo con su ayuda (por ejemplo, poner los cubiertos dentro de la bacha al final de las comidas, limpiar la mesa, enjuagar los recipientes de agua de las mascotas, etc).

Luego, siguiendo con la idea de juego, podemos pedirle a nuestros hijos que nos ayuden en alguna tarea a cambio de algún premio (por ejemplo, más tiempo de juego en el parque, etc.). Para los niños será una actividad divertida e inconscientemente estarán internalizando buenos hábitos de limpieza para su vida.

Ahora ya lo sabes, la educación temprana en hábitos de higiene es muy importante para el desarrollo y la salud personal de tus hijos. Pon en práctica alguna de las estrategias mencionadas y verás cómo tus niños comienzan a acostumbrarse a realizar estas acciones y crecen sanos e independientes.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

 
Publicidad
 

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado